MASONERÍA ENTRE HOMBRES, MUJERES Y …TRANSEXUALES Tercera y última parte

          ¿Cómo es posible que haya masones que impidan modificar los intocables landmark, más manoseados que un pastel de quinceañera, o la liturgia, pero si adecuar incontablemente normas y estatutos hechos bajo el mismo pensamiento condicionante que las normas o escritos antes nombrados?

            En principio la institucionalidad masónica solo admitía hombres, pero cuando el gusto sexual de estos se comenzó a destapar, porque no es que no hubiera masones homosexuales en el siglo XVIII, las reglas sufrieron modificaciones. Nuevamente el pensamiento condicionante del que no se conoce a sí mismo excluyó al género humano, ahora bajo la premisa de temer un contagio o por el peligro que representa el homosexual hacia las buenas costumbres.

            Sir Derek Jacobi, actor británico abiertamente homosexual y defensor de la adopción entre homosexuales hombres o mujeres, fue el maestro de ceremonias en la celebración de los 300 años de la masonería institucional. Es entonces la inclusión de la mujer, de los transexuales, de los homosexuales y los que vengan a este grupo iniciático, un asunto de prejuicio y no de norma mundial, o bien, de regla iniciática general.

            Si en verdad la masonería es un lugar de auto descubrimiento, ¿por qué no guiar a sus miembros a descubrir armónicamente su naturaleza sexual? ¿Por qué alejar a quien sabe lo que quiere en la vida considerando su preferencia sexual o su género? ¿Por qué dejarse llevar por la forma, en vez de por el fondo? Si eres homosexual o bisexual ¿te sientes cómodo revelando tu preferencia en tu taller, donde se dicen ser hombres libres?

 

En lo particular me gustaría saber, respetando tu pensamiento ¿Qué razones tienes para prohibir el ingreso a homosexuales, mujeres o transexuales a la masonería según sea el caso?

Descubre tu camino

MANAS

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.