RELIGIÓN Y MASONERÍA Parte 1/4 La oscura relación.

               Un gran mito de la masonería reside en el hecho de pensar que está peleada con la religión. Esto debe ser considerada una gran falacia, ya que la masonería le debe mucho a ella y viceversa. Pero hay que aclarar que no es una generalidad, se trata de situaciones muy particulares de esta relación que a lo largo de la historia se ha suscitado.

               En esta nueva serie de artículos (4 en total) el Gran Oriente Origen 7 esclarecerá la oscura relación existente entre la masonería y la religión. Contribuiremos con material bibliográfico y video gráfico a fin de que el lector pueda terminar de sacar sus propias conclusiones, de tal manera que deje después de esta serie a un lado todos sus prejuicios al respecto.

               Nos gustaría que intercambiar comentarios referentes a este y todos los demás temas que hemos sacado, y sacaremos en el futuro, a fin de continuar con el aprendizaje en ambas partes. Lo podrán hacer vía Facebook (inbox o de manera pública en los comentarios), WhatsApp, Instagram, Twitter, o bien, en los comentarios al final de cada artículo de la página www.masoneriaenpuebla.org. Lo importante para nosotros es el aprendizaje y su aplicación en el servicio.

               La religión no es nueva en el mundo y al igual que la masonería su origen no se puede datar. Tan largo es el linaje de organizaciones religiosas como la brahamánica o más lejos aún la védica como la masonería misma. La masonería tiene una gran ventaja frente a todas las organizaciones de su tipo, y es que desde el punto de vista filosófico se puede decir que estuvo en el mismo instante de la creación.  La masonería usa dentro de su lenguaje simbólico-filosófico la metafísica de la construcción para conocer los misterios.

               La creación del universo fue una construcción sistemática. Diseñada por lo que en ella, la masonería, se conoce como Gran Arquitecto del Universo, y si bien este ente antropomorfo no la diseñó, si ejecutó los planos. Y desde este último punto de vista hace pensar que hay una fuerza más grande que este famoso Gran Arquitecto del Universo. Ya que así como puede haber un arquitecto maestro o principal en una gran obra, no así fue su idea genésica dicha obra, sencillamente se le encargó materializarla. Interesante planteamiento. Todas las religiones y escuelas iniciáticas tienen como parte de su doctrina, o dogma*, según sea transmitido el conocimiento dentro de ellas, un mito cosmogónico. En este sentido la masonería no es distinta más que en forma de las religiones.

               Son muchas las organizaciones que ofrecen la verdad absoluta, de tal forma que son, según ellos, los únicos que pueden transmitirla. La masonería no está exenta de esta soberbia, sin embargo, hay que comprender que quien afirma esto son sus miembros, no la base fundamental de la enseñanza religiosa o iniciática. Parte de la clave de todo este embrollo es comprender esta diferencia.

               La masonería en su esencia combate el fanatismo, la hipocresía y la ignorancia, sobre todo esta última, ya que es la madre de todo lo demás. Pero para poder combatirla en lo exterior es necesario que lo haga el propio masón dentro de sí mismo, después dentro de su logia, para que así tenga hombres y mujeres con que hacer la lucha. Y solo después (años) de que dominen en conjunto la ciencia y la virtud, salir con capa y espada al mundo. Desafortunadamente el hombre/mujer que todo quiere rápido y sin demora comienza hablar a penas tiene voz para decir cada sandez sobre este y otros temas, que confunden cada vez más, revolviendo no solo a la gente, sino a sus propios hermanos de logia.

               Al decir que la masonería está contra la religión se piensa exclusivamente en la religión católica, y es que en el pasado es con ella con quien se ha tenido la mayor cantidad de roces. Pero recuerda siempre que no es contra la religión en sí misma, sino contra los miembros de tal organización religiosa o iniciática que hacen uso indebido del poder que les otorga su posición dentro de ella.

               El primero decreto que fue firmado contra la masonería por la autoridad material de la iglesia católica fue Clemente XII en 1738. Pero los asuntos de fondo fueron meramente políticos y económicos, no porque realmente la masonería fuera contra la enseñanza que enaltece al hombre y lo hace conocerse a sí mismo. El número creciente de miembros y solicitudes para iniciarse en masonería fue prácticamente descomunal en aquel momento, y como la masonería enseña a pensar a sus miembros para identificar y resolver resolver los problemas que aquejan al semejante fondo, determinó que la iglesia estaba contribuyendo a subyugar al pueblo con ayuda de las instituciones gubernamentales y las que ella misma creaba, en vez de contribuir a su enhaltecimiento. De tal forma que fue condenada y apoyada por el gobierno en turno para sostener su poder. Pero cuando un masón llegaba a ser rey, usualmente la iglesia católica metía las garras, o bien, complotaba contra él.

               Desde Clemente XII muchos son los papas que han vuelto a fortalecer esta primera bula. Sin embargo, muchas cosas cambiaron cuando ciertos papas se iniciaron en la masonería.

¿Qué historias o mitos sabes a cerca de la relación masonería e iglesia católica?

¿Consideras que los feligreses católicos se sentirían ofendidos o traicionados si supieran que sacerdotes, cardenales, obispos, arzobispos e incluso papas se iniciaron en la masonería?

 

Descubre tu camino

MANAS

Un comentario en “RELIGIÓN Y MASONERÍA Parte 1/4 La oscura relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.