REGULARIDAD EN MASONERÍA – Antecedentes (Parte 1 de 7)

Nadie en el planeta puede decir que es el máximo representante de la masonería. Nadie ostenta el cargo de líder supremo de esta organización mistérica, a diferencia de un Pitágoras, de un Dalai Lama o de un Papa. Encontrarás un secreto muy grande al respecto cuando descubras el por qué de esta característica propia de la masonería.

Pero al mismo tiempo puede reflejar una auténtica debilidad en el espíritu de la enseñanza. Los masones han perdido algo sumamente importante para la continuidad de la pureza de su enseñanza, a saber; las sucesión discipular. En otro artículo se abordará más al respecto, sin embargo, lo he nombrado ahora como preámbulo al estudio que atañe en este artículo; la regularidad.

Diversos manuscritos constatan la antigüedad de esta organización, así como sus diversas formas de administrarla y de transmitir el origen de la misma. Tal es el caso de las Constituciones de York (926), de las Cartas de Bolonia (1248), Manuscrito Regius (1290), Manuscrito Cooke (1410) o los Principios básicos constitutivos de la francmasonería universal aprobados en la asamblea general de francmasones que se reunió en París de 1523.

Dichos documentos distan bastante en su contenido, lo que sirve para ir rastreando el desarrollo de la masonería para con las diferentes eras o siglos en los que se ha desenvuelto. En estos documentos SE PUEDE COMPROBAR COMO LA MUJERES TAMBIÉN ERAN PARTE DE LA ORDEN MASÓNICA. Algo que solo un ciego se negará a reconocer.

Pero algo surge en el siglo XVIII, específicamente un 24 de junio de 1717, donde surge por gracia de la razón humana la INSTITUCIONALIDAD MASÓNICA.

Sucede que hasta 1717 no había un esfuerzo por registrar de manera céntrica la organización masónica, tarea casi imposible que hasta hoy siglo XXI, no se ha podido concretar. Ni nunca se hará. Hasta antes de la fecha señalada existían varias logias repartidas en diversas partes del mundo que funcionaban de manera aislada en cuanto a sus funciones administrativas. Eran soberanas de su propio desarrollo con base a la dirección del Maestro de más alto rango dentro de la logia, llamado Maestro de la logia o Maestro de Obras. Pero en Inglaterra, !en una taberna!, así es un bar, surge la masonería moderna, cuando cuatro logias de nombre El ganso y la parrilla, La cabeza de la reina, el Manzano (lugar donde se reunieron) y el Cubilete y las uvas.

Entre las cosas que se implementaron para la masonería en ella fueron la creación de los conceptos; Gran Logia, Gran Maestro y la regularidad. Una GRAN LOGIA la matriz de una organización masónica, en ella se albergan y/o surgen de ella diversas logias que se hallan bajo su dirección, obligándose a respetar la normatividad que de ella emane. El GRAN MAESTRO es el máximo dirigente de la organización masónica, que en ese tiempo se pretendía que fuera de toda la masonería esparcida por el mundo (algo así como un papa).

Los cuatro bares, perdón, las cuatro logias… que trabajaban “masónicamente” (XD) en bares, o ¿los bares eran las logias?, (¿logia de día bar de noche?) como fuese, instituyeron, y esto es sumamente importante y trascendente, POR SU PROPIA FUERZA COLECTIVA lo que llamaron; GRAN LOGIA DE INGLATERRA Y WESTMINSTER. Una serie de estatutos bases se crearon, pero tiempo después se cimentó por completo su doctrina, en lo que se conocen como las Constituciones de Anderson (1723). El comienzo de una amplia guerra ideológica, de cismas, contradicciones y hasta muertes estaban por comenzar para la vida masónica europea.

La regularidad para los fundadores de esta institución estribaba, y estriba toda vía, en el respeto absoluto, sin cuestionamiento alguno, de todas la normatividad que surja del Gran Oriente de Inglaterra y Westminister, que tiempo después en 1813, un 27 de diciembre, pasó a llamarse Gran Logia Unida de Inglaterra por razones ciertamente políticas más que espirituales o iniciáticas.

La regularidad ES EL ACATAMIENTO ABSOLUTO A LA NORMATIVIDAD DE LA INSTITUCIÓN QUE LA CREO. A esto se le llama Regularidad de Origen. Poco a poco los masones, CUANDO RECORDARON que eran libre pensadores, no solo comenzaron a cuestionar dicha normatividad, sino a desobedecerla, a esto se sumó el hecho de que los padres fundadores de la institución indicaron que toda logia masónica que existiese y que no se adhiriera a su yugo, digo, a su normatividad, sencillamente era considerada irregular. LA EXCOMUNIÓN PARA LOS MASONES SE LLAMA IRREGULARIDAD. Hoy día hay muchos hermanos que tienen miedo, así es miedo, de caer en irregularidad, es por eso que se someten a la normatividad que dicta la institucionalidad, olvidando para qué es la soberanía, si es que a caso nunca se supo ni se tuvo.

 

Piensa por ti mismo, y recuerda que un sujeto sujetado es aquel que es pensado por otros.

¿Cuál es tu propio pensar al respecto?

 

MANAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.