ESCUELAS DE MISTERIOS (tercera parte Efectos secundarios amargos de la era digital)

Cuando la Gran Biblioteca de Alejandría fue destruida por la ignorancia y el fanatismo se le hizo un gran favor a la humanidad. Adelanto que esta parte será difícil de asimilar para el lector.  El conocimiento es poder, más aún cuando es de índole iniciático. Pitágoras, Platón, Arquímides, Newton, Einstein, entre otros, han bebido del conocimiento iniciático para desarrollar sus teorías, teoremas, axiomas y demás postulados científicos, todos ellos aplicados en el siglo XXI en algún eje de la tecnología humana. Pensamientos inspirados de la religión iniciática que te hace pensar con profundidad para servir al semejante.

La utilidad de la destrucción de la ya nombrada biblioteca fue precisamente la desaparición del conocimiento que estaba prácticamente a la mano de cualquiera. Los fanáticos cristianos de aquel tiempo hicieron un gran servicio en realidad. En el proceso asesinaron a múltiples filósofos y científicos, sin embargo, la perversión estaba a punto de llegar en la gente que tenía acceso libre a los manuscritos. Hay quien aboga por el libre acceso al conocimiento, el Gran Oriente Origen 7 no está de acuerdo con esos postulados, no solo porque no hay que darle perlas a los cerdos, sino porque hay cierto conocimiento que podría poner en riesgo a la civilización de manera arbitraria tal como la conocemos.

El conocimiento de las escuelas de misterio más íntimo se transmite de boca a oído, y si llegase a haber algo escrito es guardado con completo celo. Tal como sucedió con los escritos que hablan sobre la visita de Issa (Jesús) en tierras orientales, o bien, sobre lo que Padmasambhava escribió e indicó debía ser dado a conocer siglos después de haber desencarnado. Este último maestro debe ser estudiad en esta era que empieza.

La era de acuario será caracterizada por el conocimiento. Pero con ello viene una gran responsabilidad y peligros, de los cuales ya se sientes muy fuertes estragos. El fanatismo no ha cambiado solo que se ha mimetizado. En infinidad de grupos digitales de facebook o espacios web, es posible detectar gente que escribe sin tapujos sobre lo que no sabe en realidad, sencillamente ha logrado tener acceso a este o aquel libro poco conocido para hacer alarde de lo que no conoce. El trabajo de Madame Blavatsky es increíblemente bello por lo rastreable que es, respecto a la responsabilidad que implica dar a conocer lo que por mucho tiempo fue un secreto para la sociedad en general.

A diferencia de las eras pasadas en esta ocasión la digitalización y la globalización hacen posible que la gente tenga acceso, a lo que si es bien dirigido será una tremenda energía que te impulsará a conocer alguna de las organizaciones iniciáticas, en las que podrás comenzar el camino del Sí Mismo.

Dando una revisada a los grupos y blogs digitales con contenido “espiritual”, será posible observar la increíble necesidad de la gente que tiene por resolver sus dudas existenciales, que no serán resueltas por la religión vulgar, sino por la iniciática. Tema tratado más adelante.  Pero desafortunadamente la mayoría de la gente que dirige esos grupos no tiene la menor idea de lo que significa la enseñanza, ya que no solamente confunde más a la gente sino que no les transmite enseñanza sino opiniones. Las interacciones resultan tema aparte, ya que se da rienda suelta a los insultos de las creencias de los demás, que si bien pueden estar erróneas, no deberá corregirse con agresión o de manera abrupta, porque una cosa es la pedagogía y otra la andragogía. No bastan las buenas intensiones, sino  maestría para operarlas.

Los dirigentes de las escuelas iniciáticas que operan con maestría se han abierto a la publicidad de la era digital, cuya incursión deberá ser con respeto y siempre cuidando forma y fondo. Es posible encontrar cursos, talleres, gratuitos y con costo impartidos por verdaderos maestros. La experiencia te dirá quien es fidedigno y quien no, y lo que la experiencia no tenga madures, te lo indicará el Punto en el Corazón.

Mantente discerniendo continuamente.

MANAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.