REGULARIDAD EN MASONERÍA – La regularidad de origen implica decirle no a la mujer (Parte 4 de 7)

La mujer al igual que las personas de raza negra también fue excluida de la masonería por la institucionalidad de 1717. Pero las circunstancias fueron distintas en ellas. La palabra hombre se toma como especie, más no como género. Así que cuando los estatutos masónicos dicen; masón puede se todo hombre libre, se refiere únicamente a hombres en el sentido género, más no la raza humana.

La justificación para negar el acceso a la mujer en 1717 se basaba en el hecho de que era dependiente del hombre en distintos sentidos, e incluso inferior, según la ciencia de aquel entonces. Toda vía a mediados del siglo 20 se defendía el hecho de que el cerebro de la mujer al pesar menos que el del hombre, significaba inferioridad cognoscitiva.

  • a) La mujer es inferior al hombre y superior según la función que tienen dentro del engranaje natural de existencia. Pero estos hechos no eran reales ni argumentos válidos para los altos grados treinta y tres de aquel entonces, ni de este tiempo.

 

  • b) Pese a que la ciencia de este tiempo ha desmentido los argumentos del pasado, aún así la mujer sigue quedando excluida, en algunos lugares de la masonería, ahora se argumenta que así lo dictan los antiguos cargos o reglamentos masónicos antiguos. ¿Pues que no observan que la regularidad está más manoseada que un pastel de quince años? Si eso fuera por ciertos manuscritos que anteceden por mucho tiempo al siglo XVIII, no se sabría que en el siglo III había miembros que se llamaban así mismos masones y masonas, hermanos y hermanas. Investiga.

 

  • d) La mujer ya no depende del hombre, incluso se ha empoderado, a veces, hay que decirlo, hasta el absurdo, de su propia energía, llegando a invadir campos de acción antes exclusivos para el hombre, haciéndolo incluso mejor. Las llamadas feminazis no son otra cosa más que el producto de la falta de conocimiento iniciático. En general de muchos problemas sociales.

 

Al igual que lo ocurrido con la raza negra, muchas logias negaron los estatutos de la Gran Logia Unida de Inglaterra para actuar conforme a su propio pensamiento. Siguieron, así es… SIGUIERON iniciando mujeres sin miedo de ser llamadas irregulares, ya que sabían que el coco no existe.

Una de las grandes potencias masónicas cambió el estatus de regular tradicional, tan solo en el sentido de la admisión de la mujer a sus filas, no por una mujer como tal, sino por un transexual. Este tema ya ha sido abordado por este blog, Búscalo en la lista. Lo interesante de esto consiste en comprobar cómo la regularidad es una mera manipulación a conveniencia, y que es posible avanzar si se presta atención al desarrollo de pensamiento social.

Para el Gran Oriente Origen 7 es absurdo escuchar que una mujer se diga a si misma regular, en el sentido institucional, o bien, ortodoxa, ya que fue la misma ortodoxia quien ha permitido la misoginia dentro de las logias, y quien la excluyó estúpidamente de esta organización sin fundamentos espirituales.

Admitir a un género pero excluir a otro a las filas masónicas, implica un desconocimiento total de los misterios solares y lunares.

 

MANAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.