PELÍCULAS MASÓNICAS – El hombre que pudo reinar

Año 1975. Director Jihn Huston. Basada en el libro del mismo nombre de Rudyard Kipling.

Es de esas películas muy claras sobre la temática masónica. Aborda la historia de cómo el ambicioso, pretencioso y oportunista masón Daniel Dravot (Sean Connery) llega a convertirse en rey de un pueblo, tras confundirlo con un descendiente de Alejandro Magno. La película da a entender que Alejandro Magno pertenecía a la orden masonica, y que cuando piso esas inaccesibles tierras dejó el emblema de la escuadra y compás grabada en uno de sus templos. Al darse cuenta el gran sacerdote de la tribu que Dravot tenía un colgante con el mismo grabado lo empieza en conjunto con toda la tribu a tratar con veneración.

Dravot se vuelve el rey de esas tierras, de nombre Kafiristán, es coronado y tratado como una deidad, sin embargo, ni él mismo se lo esperaba y en su cara se nota su estupefacción.  Poco tiempo después es llevado a la bóveda de oro del pueblo, donde se hace cada vez más obvia su avaricia. Más aún cuando el gran sacerdote le indica a Dravot que el oro le pertenece a él.

La película muestra para mi cómo la institución masónica es incapaz de seleccionar a sus miembros de manera coherente con la enseñanza, así mismo cómo es incapaz, en lo general, de purificar al hombre, ya que Dravot al igual que su amigo son maestros masones.

Se muestra a Dravot haciendo justicia tal cual las usanzas de Salomón, sin embargo, se torna obvia su incapacidad para gobernar, lo que muestra cierta gracia. Comienzan también los primeros indicios de inconformidad de su amigo de logia y aventuras, Peachey Carnehan, cuando le pide a este inclinarse ante el él, Dravot.

Pasan los meses y se nota que Dravot comienza a creerse su falso estatus. Tiene un altercado con Peachey el cuál no lo ve como superior a él porque sabe la verdad. Para estas alturas de la película Dravot ya se ve a sí mismo como un dios.

Las cosas comienzan a llegar a su climax cuando Dravot exige casarse con una mujer.  Su futura esposa la muerde, el sacerdote se da cuenta de su mentira por la sangre que brota, acto seguido vemos a dos maestros masones huyendo de los efectos de sus mentiras, no sin antes acabar con la vida de varios habitantes de Kafiristán.

No son pocos los Dravot dentro de la masonería que hacen tanto daño a la sociedad. Gente sin sentido de servicio, maestros masones ávidos de algún día ser tratados como reyes. Esto no es solo un cuento, es la realidad de miles de personas que a lo largo y ancho del mundo se inician en una organización pensando que aquí encontrarán honor y gloria.

 

Puedes disfrutar de la película aunque en baja calidad y en español a continuación.

 

MANAS

contacto@granorienteorigen7.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.